domingo, 23 de diciembre de 2012

PENSAMIENTOS DEL LOBO


¡TIEMPOS NUEVOS, TIEMPOS SALVAJES, TOMA UN ARMA ESO TE AYUDARA… fragmento de una canción del grupo de punk - rock ILEGALES de España, del año 1982, a que viene esto, bueno en su numeral  10 de Nuestra Carta Magna nos señala que “…Los habitantes de los Estados Unidos Mexicanos tienen derecho a poseer armas en su domicilio para su seguridad y legitima defensa con excepción de las prohibidas por la Ley Federal y las reservadas para el uso exclusivo del Ejercito, Armada, Fuerza Aérea y Guardia Nacional, la Ley Federal determinara las causas, condiciones, requisitos y lugares en que se podrá autorizar a los habitantes la portación de armas…”.   Nosotros no tenemos el caso que se señala en la Segunda enmienda de la Constitución de nuestros vecinos del norte, que te faculta a comprar las armas que puedas siempre y cuando no tengas problemas con la justicia, incluso en otros estados del sur como Texas, que se pueden adquirir con el mas mínimo de tramites,  hoy en día la situación en varios estados de nuestro país es muy seria, levantones, balaceras y la gente común como tu y como yo no tiene con que defender la integridad de los moradores de su hogar, estamos solos ante la delincuencia, puesto que sabemos que no se tiene un policía para cuidar a cada ciudadano, esto es que se debería de dar la oportunidad a cada ciudadano que no tenga problemas con la ley en poder adquirir un arma, puesto que sabemos que cuesta mucho ganar el dinero honradamente para que en cuestión de segundos, roben tu casa, tu auto, y pierdas el patrimonio que tanto esfuerzo te a costado ir realizando, pero sin armas no puedes enfrentar a quien se apodera de tus bienes ni amenaza la seguridad de tu familia, alguna vez lo escribió Ernesto Villanueva articulista de la revista Proceso, (02 de abril de 2012) “…Que se permita el establecimiento regulado de industria de armas de fuego que genere empleos, ofrezcan competencia y permita que las personas de a pie puedan ejercer el derecho humano de defender su vida, la integridad de los suyos, su patrimonio que tutela el articulo 10 Constitucional, evidentemente hoy los delincuentes cuentan con armas de fuego y lo menos que  desena es llevar licencias ni registros para ser rastreados…”.  
Por: El Lobo.

 

Silencio de las tumbas, losas de mármol, muros de granito helado, viento en los cráneos zumba, se desplaza violenta la anestesia que adormece al viento, la melodía del bajo negro humilde carcome nuestras fosas heladas de cemento, nos saluda con el puño, traspasa al pecho que hace sangrar sin ningún lamento al viento ni a una garganta ebria ni armónica. El silbido del viento desaparece mientras la energía de un bajista crece hasta escapar del cementerio que a los muertos da vida y a los vivos la sangre congela y arde… Si pequeños los vivos me parecen, los muertos no, porque los muertos crecen.
Por: “xxx“  (1995).

 

Utópicamente imaginamos un mundo diferente, tu te sientes esclavo del tiempo y yo me esclavizo solamente, quizá sea el tiempo el que cambie o que nosotros cambiemos el tiempo… ¿podrás acaso tu entenderme?, o tal vez sea el tiempo el que logre absorberme, aunque el tiempo no se detiene y el mundo crece, tu esclavo del tiempo y yo me esclavizo ciegamente, todo muere pero lo que nunca morirá será el mundo utópico por siempre…
Por: Linda (1993)

 

“… EL TIEMPO Y EL PULSO…”.
Tenia necesidad de estar molesto, entonces paso media hora en que el universo ni siquiera desperdicio los vagabundos treinta minutos siguientes, grité mi frustración y mas bien era mi ultimo despertar mientras moría en ese tiempo, me di la libertad ¡me la di! Pero cuando desperté me encontraba en el mismo lugar, el reloj de pulso marcaba media hora antes de lo correcto, media hora antes…
Por: Waldo Pablo. (1992).

 

“… EN BUSCA DEL SUEÑO LUCIDO…”.
Parecía estar obsesionada por buscar detrás de el sueño algo que quisiera gozar, gastaba un millón de energías para poder empezar, ahora lo recuerdo ríos de sudor, las lagrimas empapaban la almohada y yo sin poder hacer nada, despertaba fatigada sin perder confianza de volver a aquel lugar, me profundizaba en experimentos de “Labege” soñaba que era feliz, me llamaba y mi sueño preferido que había encontrado al hombre perfecto, lo malo era que yo sabia que estaba soñando. Un día imploré soñar con que me viera morir, lo logré, pero al querer regresar, al querer despertar ya no lo logré, mi cuerpo quedo pálido atrozmente agotado, yo estaba sola, no logre mi objetivo.
Por: Dora Marie. (1992)

 
“…  ILUSIÓN…”
La noche se termino y comienza un nuevo día donde las gaviotas llegan cruzando dolores, buscando amor, mi corazón viejo late aun por ti esperanzo todo lo mejor o quizás lo peor. ¿Dónde pudiera brillar nuestro amor? Como una perla que perdió el mar, como una estrella que cae de lo alto del cielo, nosotros tenemos la fuerza pero no nuestro dominio, nuestra ilusión vivirá como un joven que desea ser joven para siempre.

Por: Miguel Gress (1991).

No hay comentarios:

Publicar un comentario